¿QUÉ ROPA ME PONDRÉ HOY?

QUE ROPA ME PONDRÉ HOY

¿Alguna vez te has hecho esta pregunta? ¿Qué ropa me pondré hoy?

En el libro de Proverbios 31:10-31, vemos una descripción sobre lo que la mujer, esposa y madre podemos ser; en el versículo 25 dice: “Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir”.

¿Pero, cómo vestirnos de Fuerza y Honor?

DE FUERZA: La fuerza espiritual la adquirimos practicando disciplinas espirituales, practicando la Palabra de Dios en: oración, ayuno, lectura, una estrecha relación con el Espíritu Santo, practicando la generosidad, el servicio, teniendo buenas relaciones con nuestro prójimo y autoridades, dejando de practicar las obras de la carne para que ya no se hagan manifiestas en nuestra vida, sino viviendo en el Espíritu como lo menciona Gálatas 5:16-26. 

DE HONOR: ¿Cómo alcanzamos el honor?
El diccionario dice que honor es: estima, dignidad, honra, respeto, decoro, integridad, nobleza, lealtad, entre otros.

El secreto de la mujer de la que habla el versículo de Proverbios 31, está en “el temor a Jehová”, ella puede vestirse de fuerza y honor, porque su corazón está confiado en Dios, ésta mujer es un ejemplo para nosotras, ella no es una mujer con súper poderes, únicamente tiene temor a Dios, confía plenamente en Él y actúa de acuerdo a Su voluntad.

AGRADANDO A DIOS CON NUESTRA ROPA: Lee lo que el apóstol Pablo nos aconseja en 1 Pedro 3:3-4: “Que la belleza de ustedes no sea la externa…” (Versión NVI)

Al decidir qué ropa ponernos, debemos pensar, no sólo en el tipo actividad que vamos a realizar, sino también en cuál es la motivación de nuestro corazón, no vestir únicamente por aparentar exteriormente, y pensar en el consejo del apóstol Pedro, no es que no podamos usar joyas, vestidos o peinarnos diferente, se trata de que también cuidemos nuestro ser interior, porque recordemos que también la Palabra dice: “…porque de la abundancia del corazón habla la boca”. Lucas 6:45b

Concluyendo, el mantener una relación íntima con nuestro Padre nos dará la oportunidad de conocer Su voluntad y saber también cómo le agradamos al vestir nuestra ropa. Las vestidura cambian constantemente, no está claramente establecido en la Biblia, cuán apretado o flojo, largo o corto puede ser un vestido, un pantalón, u otra prenda de vestir… sólo el temor a Dios puede guiarnos para agradarle aún en este detalle que parece pequeño, nuestra ropa.

¿Qué ropa me pondré el día de hoy? Escojamos la mejor vestidura para cada día, la que glorifique a Dios.🙋‍♀️💜

#LunesdeReflexión #NuevaMujer #UnaVozDeDiosParaTi

Anuncios

HE AQUÍ YO ESTOY A LA PUERTA…

PUERTA

“He aquí estoy a la puerta y llamo; si alguno oye mi voz y abre la puerta, entraré a él y cenaré con él y el conmigo”  Apocalipsis 3:20.

La intimidad con Dios es personal y sí la podemos perder por el peso y afanes de nuestro diario vivir, por la rutina, por descuido y dejar de creer en Él en alguna situación. La limpieza del corazón es fundamental para quien desea intimidad con Dios, es necesario asumir que no podemos o no debemos seguir pensando y actuando igual que antes, cuando no le conocíamos. 1 Pedro 1:13-15.

 Comprendemos entonces que toda clase de pecado también nos separa de Dios y nos hace perder la intimidad con Él. Hay cosas muy sencillas que nos pueden separar de Dios porque Él es un Dios celoso, pero, cuando nuestras fuerzas humanas se acaban, viene de vuelta la necesidad de buscarlo y es ahí donde debemos buscarlo en el lugar adecuado y del modo adecuado.

Hoy es el tiempo de tomar decisiones claves en nuestra vida espiritual y no dejar para otro día lo que debemos hacer HOY, Dios, nuestro Amado nos llama a su recámara de amor, porque desea estar con nosotras en la intimidad, vamos a escuchar su voz o lo dejaremos fuera.

#NuevaMujer #LunesdeReflexión #UnaVozDeDiosParaTi

 

GLORIÁNDOME SEGÚN EL CONSEJO DE DIOS

 

GLORIÁNDOMESEGUNELCONSEJODEDIOS

Dios nos ha dado dones a cada una y cada persona tiene sus logros y éxitos. Sin lugar a duda, todos tenemos de qué gloriarnos, por lo que somos, tenemos o representamos.

No hay nada malo en que los demás reconozcan que tenemos ciertas habilidades, conocimiento, valentía, poder o riqueza. No hay problema en que yo también lo reconozca. Lo que sí es un problema, es que no reconozca: al que me provee, lo que soy, lo que tengo y represento. Otro problema sería, que tampoco entienda la razón o el propósito para lo que soy, lo que tengo y represento.

La Biblia nos ayuda a entender esto cuando nos dice: Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas” Efesios 2:10.  Esto quiere decir que Dios siempre ha tenido planes para cada una de nosotras.

Dios a través del profeta Jeremías aconseja:

“…Que no se gloríe el sabio de su sabiduría, ni el poderoso de su poder, ni el rico de su riqueza.  Si alguien ha de gloriarse, que se gloríe de conocerme y de comprender que yo soy el Señor, que actúo en la tierra con amor, con derecho y justicia, pues es lo que a mí me agrada —afirma el Señor Jeremías  9:23-24 NVI

Dios quiere que Primero, nos gloriemos en conocerlo y entenderlo. Segundo, que reconozcamos y demos gracias por lo que Él nos ha dado y por darnos la oportunidad de servirlo. Tercero, quiere que estemos conscientes de que Él es misericordioso, que actúa según Su Palabra, y por ende, que es justo.

¡Oramos para que tengas una semana bendecida!

UNA MUJER GENEROSA ALEGRA EL CORZÓN DE DIOS

UNA MUJER GENEROSA ALEGRA EL CORAZÓN DE DIOS

“Con generosidad le darás, y no te dolerá el corazón cuando le des, ya que el Señor tu Dios te bendecirá por esto en todo tu trabajo y en todo lo que emprendas”. Deuteronomio 15:10 (Biblia de las Américas)

El diccionario dice que generosidad es el hábito de dar o compartir con los demás sin recibir nada a cambio.

En Mateo 14:13-21. 
Mateo nos cuenta que cuando anochecía los discípulos se acercaron a Jesús y le dijeron que despidiera a las personas para que fueran a conseguir alimentos a las aldeas, pero Jesús les contestó: NO TIENEN POR QUÉ IRSE. DENLES USTEDES DE COMER.

Podemos pensar, los discípulos no tenían empresas de comida rápida, hotel, recursos materiales y económicos o cuentas de ahorro para tomar de ello y proveer a ¡CINCO MIL PERSONAS! ¡Y sin contar a mujeres y niños! Para nuestra mente humana ¡Imposible! PERO PARA DIOS TODO ES POSIBLE. Jesús hizo un milagro ese día multiplicando el alimento para una multitud, pero también hubo un corazón generoso que dio lo que tenía, cinco panes y dos peces.

Dios quiere que aprendamos a dar de lo que hemos recibido y que lo demos con un corazón generoso y alegre, enseñando la Palabra, dando testimonio con nuestra propia vida, en lo espiritual, económico y material, reconociendo que Él nos dio primero porque nos amó y siempre tendrá cuidado de nuestras necesidades porque le reconocimos como Padre y somos Sus hijas.

Es necesario decidir agradar a Dios con un corazón generoso y arrancar toda avaricia, indiferencia, preocupación y acomodamiento en nuestra vida viendo solamente mi círculo predilecto.

Te animamos a que esta semana te propongas ser generosa con alguna persona en específico o varias personas, según Dios lo vaya poniendo en tu corazón.

Mateo 10:8 “…de gracia recibisteis, dad de gracia.”

#NuevaMujer #UnaVozdeDiosParaTi #LunesDeReflexión

SOY DILIGENTE


SOY DILIGENTE

 

Muchas veces nos toca estar atentas a las tareas del hogar, cuidar a los niños, cuidar la alimentación de nuestra familia, salud, o aún también cumplir con obligaciones en el trabajo, o las que hacemos algo extra para aportar a la economía de nuestra familia.

Para algunas realizar todo lo anterior es un privilegio, una oportunidad para poder servir a los nuestros, pero, ¿lo vemos como una bendición? ¿O lo vemos como una carga?

La Diligencia al igual que otras virtudes no se nace con ella, es algo que se aprende, es fruto de un principio que se ha sembrado en nuestros corazones y que lo vamos puliendo a lo largo de nuestra vida, la diligencia la vamos a desarrollar si aprendemos a administrar bien nuestro tiempo, si combatimos la pereza y amamos lo que hacemos.

• Una mujer diligente es alguien en quien se puede confiar, porque hará todo lo mejor que puede, invertirá todo su esfuerzo para terminar lo que empieza, es una persona auto disciplinada, responsable y confiable, por lo mismo se le delegará autoridad. “Los diligentes dominan a otros, los negligentes son dominados.” Proverbios 12:24 RVC

• Una mujer diligente es cuidadosa, trabaja de manera detallista, prestando atención a todos y cada uno de los detalles, no deja nada a la improvisación, tiene nuevas ideas y es creativa. Proverbios 21:5 RVR 1960

• Son aquellas mujeres que administran bien el tiempo y siempre asisten puntuales a las reuniones o actividades a las que tienen que acudir, sabe hacia dónde se dirige y los resultados que quiere alcanzar.

Como Nuevas Mujeres, debemos esforzarnos en ser diligentes en todas las labores y áreas que tenemos a nuestro cargo, sin descuidar el área espiritual que también nos traerá bendiciones y beneficios aún mayores.

En Deuteronomio 4:9, la Biblia nos habla acerca de que debemos ser diligentes en guardar su Palabra y que se la enseñemos a nuestros hijos.

Hagamos viva la Palabra, en lo que dice ROMANOS 12:11 “Si algo demanda diligencia (prontitud, rapidez, cuidado, eficacia), no seamos perezosos; sirvamos al Señor con espíritu ferviente.” (RVC, sinónimos añadidos)

No dejes de compartir esta publicación y sobre todo, reflexiona y pon en práctica lo que has leído esta mañana.

#NuevaMujer #LunesDeReflexión #UnaVozdeDiosParaTi

GRATITUD

gratitud

Vivimos una vida tan acelerada, que algunas veces olvidamos las cosas que son realmente importantes, una de ellas es agradecer por todas las cosas que recibimos, muchas de éstas las damos por hechas sin meditar en el día que puedan faltarnos: el aire, el calor, el frío, la luz del sol, la lluvia, un lugar donde vivir, etc.

Cuando vamos a la Palabra de Dios, entendemos que la gratitud en nuestro corazón produce alabanza, adoración, gozo y exaltación al Señor Jesús.

La gratitud debe ser una forma de vida para nosotras como nuevas mujeres en Cristo Jesús, y debe fluir desde nuestro corazón.

SALMO 136:1 “Den gracias al Señor, porque él es bueno; su gran amor perdura para siempre.” NVI
DEBEMOS SER AGRADECIDAS CUANDO:

-Cuando nos dicen palabras amables.
-Cuando recibimos un abrazo.
-Cuando alguien nos sostiene en momentos difíciles, no importando el tiempo allí está.
-Cuando recibimos un mensaje de ánimo por las redes sociales.
-Cuando te dan un regalo por pequeño que este sea. (un dulce)

Y CUÁNTO MÁS SER AGRADECIDAS CON DIOS POR:

-Darnos la vida.
-Por perdonarnos.
-Por cuidarnos.
-Porque nos amó primero.
-Por mostrarnos un camino a través de su Hijo Jesús, etc.

Los psicólogos dicen que la Gratitud es una experiencia grata para el alma, que si la practicamos recibimos muchos beneficios, entre ellos, nos hace mejores personas, provoca mejores relaciones humanas y mejora la calidad del sueño.

No debemos olvidar que, la voluntad de Dios es que demos gracias por todo, no permitamos que la prisa por todo lo que hacemos, nos impida detenernos para agradecerle a Él por todo lo que nos da, y también por lo que NO nos da.

“Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús”. 1 Tesalonicenses 5:18

Esta semana te retamos a que agradezcas a Dios por una o varias cosas en específico.

#NuevaMujer #LunesDeReflexión #UnaVozdeDiosParaTi
#Gratitud

LLAMADAS A SER MENSAJERAS DEL EVANGELIO

MENSAJERAS

Un Apóstol es un Mensajero, es aquella persona a la cual se le ha encomendado que entregue un encargo a otra persona, ese encargo puede ser un paquete, una carta, etc., y también podría ser un mensaje oral, hablado.

Pablo no dudaba en reconocer “por la gracia de Dios soy lo que soy”, un apóstol, un mensajero de Dios, un hombre que desde su encuentro con Jesucristo consideró como la meta de su vida llevar el mensaje del Evangelio a todo lugar y a toda persona. Para Pablo la Buena Noticia del Evangelio fue tan importante que dedicó su vida entera a difundirla, hasta el día de su muerte.

Ser mensajeras del Evangelio es una obligación que adquirimos en el momento en que recibimos a Jesucristo como Señor en nuestra vida, ya que le recibimos a Él como consecuencia de haber escuchado el Mensaje del Evangelio.

Estamos acostumbradas a pensar que es responsabilidad de otros el transmitir el mensaje del Evangelio, pero la verdad es que esta responsabilidad la tenemos TODOS los cristianos y es una responsabilidad que una Nueva Mujer debe cumplir.

Jesús le encarga a todos sus discípulos que transmitan este mensaje porque según dice 2 Pedro 3:9 “…Él no quiere que nadie se pierda, sino que todos procedan al arrepentimiento” y debemos estar conscientes que existen personas que quizá la única oportunidad que tendrán de oír el mensaje del Evangelio será a través de ti, que eres una Nueva Mujer y por lo tanto una discípula de Jesucristo.

1 Timoteo 2:4 dice: “el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad”.

No te pierdas la oportunidad de servir a tu Señor y a tu prójimo a través de obedecer Su mandato divino de llevar el mensaje.

¿Quien dice YO acepto el llamado?

#NuevaMujer #LunesDeReflexión #UnaVozDeDiosParaTi #VidaCristiana